La música, la paz y... ¿la piedra filosofal?

“Todos, absolutamente todos, tenemos una voz y queremos ser escuchados.”


Esta semana tuve la oportunidad de realizar una charla (ver aquí la grabación) para el personal docente y administrativo del Centro Arte para la Paz.

Reflexionando sobre lo conversado, recordé una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido, la cual une todo lo que se conversó en esa charla.


Les cuento la experiencia:


En el año 2013, como parte de la materia Dirección Coral que estaba cursando en la Universidad de Costa Rica, mi maestra Beverlyn Mora-Ramírez, me dio la oportunidad de presentar el examen final con algún coro que lograra ensamblar para el final del semestre, cantando la obra: “El grillo è buon cantore” por Joaquín de Prez.

Nuestra familia me apoyó con este proyecto, incluso cuando algunos nunca habían tenido una experiencia musical de este tipo. Fue un musicar hermoso que nos permitió a ambas familias (la de Josué y la de Priscila) disfrutar juntas.

Gracias a mi concuño logramos guardar esta experiencia (ver aquí el video), la cual dedico a mis queridas maestras Beverlyn Mora y Guadalupe González (q.e.p.d.) a quienes quiero y admiro con todo mi corazón. Son mi ejemplo a seguir como músicos y docentes.

Agradezco a la familia Viera-Ríos, Steller-Mora y Padilla-Viera por ser parte de este hermoso proyecto. ¡Les amamos!

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Savia?